Tradición

Alejo E. Jiménez Bonnefil y Walter Kahle Meyer siguieron la tradición en la segunda generación.

A finales del siglo 19, cuando el cultivo del café en América apenas iniciaba, dos pioneros  emprendedores,  Alejo C. Jiménez en Costa Rica y Wilhelm Kahle en el sur de México, sin conocerse y sin saberlo, compartían un mismo sueño: "Producir el mejor café del mundo"   para satisfacer el más exigente mercado gourmet europeo.

 

Hoy en día, mas de un siglo después, la cuarta y quinta  generación descendiente de estos agricultores visionarios continúan  produciendo en las faldas del volcán Poás en Costa Rica, uno de los mejores cafés puros del mundo con sus marca  F.C.J. VOLCAN AZUL ,  conservando el mismo ideal de primera calidad y excelencia que inspiró a sus antepasados,

El proceso de producción  actualmente, se inicia desde la siembra del café en tierras altas a más de 1200 metros sobre el nivel del mar (SHB), en suelos muy fértiles  de origen volcánico.  Después continúa con  un esmerado beneficiado de la fruta  y  finalmente  este proceso termina con una estricta preparación de las calidades para exportación que van a ser tostadas hasta llegar al consumidor final.

Hoy en día, los nietos descendientes  de don Alejo C. y de don Wilhelm han querido enriquecer aún más los principios de calidad  heredados de sus fundadores,  sumándoles el valor de la conservación de los recursos naturales para lo que se han adquirido   extensiones de bosque  tropical para su protección y conservación. Hechos, no solo palabras,  pequeñas  acciones de una familia  para disminuir la contaminación y el calentamiento global, esa es la contribución  que queremos hacer para todos los demás seres humanos, esa es la nueva consciencia que queremos heredar a  nuestros  nietos.

Boleto original utilizado por Alejo C. Jiménez a
mediados del siglo XIX

Tradución

Réplicas conmemorativas utilizadas actualmente

Tradición

Alejo C. Jiménez Fernández inició junto a su familia la tradición
cafetalera a mediados del siglo XIX en Costa Rica

Tradición

Wilhem Kahle inició junto a su familia la tradición cafetalera a finales del siglo XIX